Terapia de Movimientos Rítmicos

Durante el desarrollo fetal y a los largo de los primeros años de vida aparecen los reflejos primitivos los cuales tienen una determinada función, como puede ser salir por el canal del parto, y si el desarrollo del infante es normativo estos reflejos se integrarán.
 
Hay determinadas situaciones que pueden provocar que estos reflejos no se integren. Una integración incompleta de los reflejos primitivos puede contribuir a los casos de TDA/TDAH, autismo, dificultades en el aprendizaje, demoras en el desarrollo, desórdenes de integración sensorial, problemas con la visión y la audición, dificultades con el comportamiento, timidez excesiva, falta de confianza en si mismo, adicciones, ineficiencia y constantes sentimientos de ansiedad.

Para facilitar la integración de estos reflejos se han desarrollado unos Movimientos Rítmicos que ayudan a los niños y a los adultos a completar los patrones de los reflejos primitivos y a transforma los desafíos en estados de mayor integración.

El entrenamiento de los Movimientos Rítmicos se basa en los movimientos naturales de un bebé durante las distintas etapas de su desarrollo:
Antes del nacimiento.

- Los primeros seis meses de vida.
- Cuando adoptan la postura de gateo.
- Cuando aprenden a caminar.

Estos movimientos son fundamentales para crear la base de las conexiones neurológicas y para la mielinización del cerebro. Además son importantes para facilitar un buen control de la cabeza, el tono muscular, la postura y las bases de nuestras habilidades para adaptarnos a los desafíos de nuestro entorno con facilidad.

La Terapia de Movimiento Rítmico facilita la integración de los reflejos retenidos o subdesarrollados, los reflejos de niños que están relacionados con dificultades del aprendizaje como TDAH/TDA dislexia, dispraxia, problemas de escritura, enfoque, dificultad de comprensión, problemas de coordinación y síndrome de Asperger.

También ha tenido mucho éxito trabajando con personas con ansiedad, pánico, desequilibrios emocionales, problemas de comportamiento, esquizofrenia, Parkinson y psicósis. 
 
Los Movimientos Rítmicos ayudan a los niños y a los adultos a completar los patrones de los reflejos primitivos y a transforma los desafíos en estados de mayor integración.

¿Tienes alguna duda?