Terapia Centrada en el Cuerpo

Desde la psicoterapia más tradicional el tratamiento del cuerpo ha quedado excluído de la curación. Cada emoción, cada suceso que tiene lugar a lo largo de nuestra vida deja una huella y un registro corporal que nos acompaña de por vida. No sólo queda registrado lo que sucedió, sino también, entre otras cosas, lo que quisimos hacer y no pudimos. Esto se manifiesta en sensaciones intensas y emociones que pueden llegar a expresarse en forma de una activación crónica que genera un gran malestar.

Para la curación psíquica las psicoterapias tradicionales han hecho uso del procesamiento descendente donde le paciente narraba aquello que le había sucedido. La psicoterapia sensoriomotriz nos permite realizar un procesamiento ascendente, partiendo del cuerpo, hacia las áreas más corticales del cerebro sobre aquello que nos causó o nos causa tanta perturbación y que en muchas ocasiones no somos conscientes de que sigue estando presente sin resolverse.

¿Tienes alguna duda?